lunes, 25 de mayo de 2009

Riding the wings of dreams

Como lo dije en el ultimo post, ultimamente he tenido toda una suite de sueños de lo mas interesante y fascinante. Es de esos grandes placeres de la vida, que casi no se compara con nada mas. Un sueño puede ser reconfortante, triste, desesperanzador, depresivo a morir, un recuerdo de lo que nunca podra ser, o de lo que nunca volvera a ser, pero independientemente del matiz que tenga, un sueño siempre es inspirador. Un sueño siempre es fuente de la mas bizarra, improbable e interesante coleccion de imagenes, palaras, sonidos y situaciones, que de otra forma tal vez nunca llegariamos a concebir. 

Por eso es que soñar siempre ha sido una parte fundamental de mi vida, un placer casi siempre disponible. Por eso siempre llevo un registro de mis sueños, siento que, ademas de todo lo anterior, son la llave a otro mundo tan real como este. Un mundo con edificios, lugares, personas y caracteristicas bien definidas, aunque parece ser que esas caracteristicas, al principio difusas, se van refinando conforme se siguen soñando. Hasta el momento he logrado identificar varios lugares que siempre tienen ubicaciones bien precisas: un templo con muchos niveles con una arquitectura bien extraña, incluyendo una planta subterranea; un laberinto/edifcio sobre el costado de una colina donde siempre puedo ocultarme; un edificio de oficinas que tiene cuartos al por mayor, etc. Parece ser que ese mundo cada vez abre sus puertas mas y mas, siempre con situaciones y dialogos muy extraños.

Anoche le pregunte a un musico que tan dificil era tocar una pieza habiendo tocado antes todo lo que él habia tocado, y me respondio con una super frase que desde que desperte la he traido en la mente y no deja de darme risa: "You know, I'm not exactly a Diminished 7th minor chord tapping kind of guy" jajajaja

También estaba pensando otra cosa. Me encanta soñar, junto con tantas otras cosas que me gusta hacer con mi tiempo: componer musica, escribir, dibujar (lo he redescubierto despues de años de no hacerlo), caminar, escuchar musica, etc. Cuando estaba con Adriana no podia hacer tantas de estas cosas, practicamente no soñaba cuando dormia con ella, y como estaba la mayor parte del tiempo con ella no podia hacer mucho de lo demas. Entonces no se si quiero volver a estar con alguien, tendria que sacrificar esas cosas, y no quiero. Digamos que cada vez le veo mas cosas malas a estar con alguien, asi que tal vez lo indicado sea permanecer asi para siempre, solo fiel y leal a mi mismo, para realizarme totalmente conmigo y para mi. Creo que ese es mi camino en esta vida. Tal vez por eso la vida se la llevo de mi lado, para poder estar conmigo. Good to know!!!

2 comentarios:

Maye dijo...

¡qué bonito! :'( a mí también me encanta soñar, la otra vez soñé que me agarraba a madrazos a tu innombrable jajaja fue divertido aunque extraño. Yo siempre sueño cosas raras pero luego las olvido, igual debería también llevar un registro, sería interesante.

tq!

José Antonio dijo...

Qué tal Mauricio! Sí, es bueno soñar... y quizás aprender de los sueños como lo pensaron los surrealistas, el verdadero conocimiento de uno mismo está en los sueños, en el inconsciente.
En cuanto a lo otro, creo que la soledad nos fortifica, pero no para despreciar la compañía del otro, sino para en el finalmente reconocernos y no evadirnos, como, creo, lo hacemos de continuo.

Un saludo desde las tierras politizadas del Cbtis